Free Website Translator
  • MEJOR NIVEL DE VIDA: Los países experimentan niveles de vida más elevados. Se pueden apreciar avances positivos en la educación, la infraestructura y la salud.
  • REPRESENTACIÓN DEL GRUPO DE POBLACIÓN MAYORITARIO EN EL PAÍS: Las mujeres tienden a representar las inquietudes de las mujeres y de otros votantes marginados y a ayudar a mejorar la receptividad en la formulación de políticas y la gobernabilidad. Hay evidencia sólida de que a medida que más mujeres son elegidas para ocupar cargos públicos, también aumenta la formulación de políticas que hacen hincapié en la calidad de vida y reflejan las prioridades de las familias, las mujeres y las minorías étnicas.
  • ESTILOS DE LIDERAZGO EN COLABORACIÓN: Los estudios muestran que los estilos de liderazgo y de resolución de conflictos de las mujeres encarnan los ideales democráticos y que las mujeres tienden a trabajar de forma menos jerárquica, más participativa y más en colaboración que sus colegas hombres.
  • TRABAJO EN CONJUNTO CON INDEPENDENCIA DE LA AFILIACIÓN PARTIDISTA: También es más probable que las mujeres trabajen con otros partidos, independientemente de su afiliación política, incluso en contextos sumamente partidarios.
  • CONSTRUCCIÓN DE LA PAZ: Las mujeres están profundamente comprometidas con la construcción de paz y la reconstrucción después de un conflicto y tienen una perspectiva única y contundente que aportan a la mesa de negociaciones. Las investigaciones y los casos de estudio sugieren que los acuerdos de paz, la reconstrucción después de un conflicto y la gobernabilidad tienen mayores probabilidades de éxito a largo plazo cuando están involucradas las mujeres.
  • MEJORES DECISIONES: Hay evidencia significativa proveniente del sector privado que demuestra que el tener un equilibrio de género entre los tomadores de decisiones mejora significativamente los resultados de los procesos de toma de decisiones.
  • ESTRUCTURALES: Por ejemplo, las mujeres pueden enfrentarse a desafíos jurídicos al momento de intentar registrarse para votar si no logran reunir copias de los documentos de identificación que necesitan para poder hacerlo. Las mujeres se enfrentan a barreras económicas, ya que para participar en la política -sobre todo en las elecciones- se requiere tener fondos. Con frecuencia las mujeres carecen de seguridad o independencia económicas. Como se mencionó anteriormente, las mujeres tienen más probabilidades de ser analfabetas y de sentir que, como tales, no están calificadas para participar en la política.
  • BARRERAS SOCIALES, CULTURALES Y RELIGIOSAS: Por ejemplo, debido a la forma en que se definen los roles de género en muchas sociedades, las mujeres pueden estar excluidas de las redes formales e informales que son necesarias para poder avanzar en la política. Puede haber una percepción negativa de la política como un negocio sucio que solo es apto para hombres. Hay quienes tratan de usar la religión como pretexto y sugieren que en un credo u otro no se permite que las mujeres participen en la política.
  • TIEMPO Y ESPACIO: Las mujeres tienen múltiples responsabilidades como esposas y madres y, con frecuencia, tienen poco tiempo libre. Las mujeres pueden estar limitadas en cuanto a su movilidad; por ejemplo, pueden tener responsabilidades que no requieren que salgan de casa con frecuencia, o pueden no tener acceso a zonas en las que típicamente se congregan los hombres para participar en debates políticos, y pueden tener menos acceso al transporte. Las mujeres en los entornos más conservadores quizá tengan prohibido viajar sin un chaperón.
  • SEGURIDAD: Las mujeres pueden tener preocupaciones sobre su seguridad, ya que pueden estar amenazadas por sus creencias políticas o simplemente se ponen en mayor riesgo cuando viajan para participar en eventos políticos.
  • FALTA DE CONFIANZA: Una de las principales barreras a las que con frecuencia se enfrentan las mujeres es su falta de confianza en su capacidad de liderazgo.
  • 1993: Primera legislación en materia de cuotas. "Recomendación" a los partidos políticos para impulsar la participación de las mujeres.
  • 1996: En el artículo 175 del COFIPE se establecía que las candidaturas para diputaciones y senadurías no deben exceder el 70% para un mismo género, "procurando llegar a la paridad". Sin embargo No había sanciones por incumplimiento.
  • 2002: Se modifica el Artículo 175 para establecer la obligación de los partidos a cumplir con el 70% máximo de representación de un sexo para candidaturas propietarias. Ya se establecen sanciones por incumplimiento.
  • 2007-2008: Se establecen que al menos el 40% de candidaturas propietarias deberá corresponder a un mismo género, cumpliendo con la cuota 40/60. Se mantienen exentas de cuotas las candidaturas de mayoría relativa elegidas por los partidos.
  • 2012: La sentencia emitida por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación  SUP JDC 12624/2011  establecía que al menos 40% de propietarios y suplentes registrados en las candidaturas deben ser del mismo sexo. En 2012 la Cámara de Diputados alcanza el 37% de representación de mujeres; mientras que el Senado se integran por el 34.8%. En ambas cámaras se obtuvieron cifras sin precedentes.
  • 2014: Se establece el Principio de Paridad, es decir, 50%- 50% en candidaturas legislativas. Obligó a los partidos políticos a garantizarla para el registro de las candidaturas al Congreso de la Unión y las legislaturas locales.  En el análisis de fondo, se señaló que el principio de paridad en materia de candidaturas a cargos de elección popular se puede extender a las planillas que se presentan para la integración de ayuntamientos al tratarse de un órgano de representación popular. De tal forma, que el máximo tribunal del país sentó un precedente respecto a la paridad vertical.

La paridad vertical 

Las planillas de candidatas y candidatos por cada partido político o coalición para integrar los ayuntamientos (a los cargos de presidencia, sindicaturas y regidurías) se conformen paritariamente alternando a una mujer y un hombre o viceversa. 

La paridad horizontal 

El total de municipios existentes en cada estado los partidos o coaliciones deben postular planillas encabezadas por mujeres en el 50 por ciento de los municipios y en el otro 50 por ciento, planillas encabezadas por hombres